Regresan a biblioteca escolar de Virginia libros que incluyen sexo de adultos con menores

“No acepten estas vacunas”: Ex directivo de Pfizer.
14 noviembre, 2021
‘Nuestra noción de privacidad será inútil’: ¿qué sucede si la tecnología aprende a leer nuestra mente?
11 diciembre, 2021

La semana pasada volvieron a estar disponibles en la biblioteca de un colegio de Virginia libros que contenían escenas e imágenes sexuales extremadamente gráficas, una de ellas entre un hombre adulto y un niño de 10 años.

Los libros —”Gender Queer: A Memoir”, de Maia Kobabe, y “Lawn Boy”, de Jonathan Evison— son algunos de los muchos libros con contenido pedófilo que han sido prohibidos en las bibliotecas escolares de varios estados, como Arkansas, Pensilvania, Iowa, Misuri, Tennessee y Minnesota.

En Florida y Texas, la policía ha iniciado investigaciones penales sobre la disponibilidad de los libros en las bibliotecas escolares tras recibir quejas de los padres.

Ambos libros fueron elegidos para recibir los premios Alex de la Asociación Americana de Bibliotecas, que se conceden anualmente a 10 libros con “especial atractivo para jóvenes adultos de 12 a 18 años”.

“Lawn Boy” incluye una historia sobre un niño de 10 años de cuarto grado involucrado en un acto sexual con un personaje identificado como “un tipo de bienes raíces” llamado Doug.

La Junta Escolar del Condado de Fairfield, que supervisa el mayor distrito escolar de Estados Unidos, ha dictaminado que los libros son apropiados y satisfacen las necesidades de los estudiantes LGBTQ+ en busca de material de lectura diverso con el que puedan relacionarse.

Su decisión se basó en un comité de revisión formado por padres, estudiantes y funcionarios escolares, designado para evaluar los libros.

El comité recomendó por unanimidad que los libros fueran devueltos a la biblioteca escolar.

Los libros contienen material tan gráfico que cuando la madre Stacy Langton comenzó a leer extractos de ellos —durante una sesión de comentarios públicos en una reunión del consejo escolar del 23 de septiembre— los miembros del consejo escolar la interrumpieron y le dijeron que el contenido no era apropiado para la lectura pública en la reunión porque “había niños en la audiencia”.

En su reunión del 2 de diciembre, el Consejo Escolar del Condado de Fairfax, recibió un montón de comentarios públicos sobre el tema de los padres que hablaron a favor y en contra de los libros.

Jane Miscavage, bibliotecaria de la escuela y también madre de familia, agradeció al comité por votar a favor de la devolución de los libros.

“Me alegro de que el comité haya encontrado lo mismo que yo, que estos libros tienen el potencial de llegar a los estudiantes marginados, que de otra manera no se ven en la colección de tres millones de libros de FCPS”, dijo.

Marianne Burke, otra madre que apoya los libros, dijo que cree que los libros ayudarán a combatir la alta tasa de suicidio entre los jóvenes LGBTQ, que atribuyó a “un resultado de los estresores únicos y hostiles que enfrentan las minorías sexuales relacionadas con su identidad de minoría sexual.

“Necesitan que se les refleje su realidad a través de la literatura que está a su disposición”, dijo Burke.

“Y debemos recordar que al equiparar cualquier tipo de amor y sexualidad queer con la pornografía, el mensaje que enviamos a los jóvenes es que su amor no es tan real como el amor heterosexual, y que sus cuerpos están mal, y que hay algo que ocultar y de lo que avergonzarse”.

Lindai Kendall, entre los padres que se oponen a que los libros estén en la biblioteca escolar, calificó a la junta de “sorda” ante la realidad de que los libros son ilegales.

“La pornografía en nuestras escuelas es ilícita y, al permitirla, todos en esta junta escolar son cómplices, porque promueven la pornografía”.

Kendall leyó en voz alta la ley federal de obscenidad que hace ilegal que cualquiera distribuya, o posea, cualquier tipo de representación visual de menores involucrados en una conducta sexualmente explícita.

“Lean la ley”, dijo a la junta.

Stacy Langton, que encabezó la retirada de los libros, también habló en contra de los libros durante la reunión. Además, sacó a relucir otros dos libros —”All Boys Aren’t Blue” y “Decelerate Blue”— que, según ella, están en la biblioteca de la escuela.

“Podría compartir su relato pornográfico de siete páginas en el que fue … [atacado] a los 13 años por su primo varón de 18 años”.

“También podría mostrarles las ilustraciones pornográficas de dos chicas teniendo sexo en la novela gráfica de Adam Rapp titulada ‘Decelerate Blue’”, dijo Langton, “pero no he venido a hacer eso”.

Más tarde, Langton declaró a The Epoch Times que se sentía profundamente ofendida por el hecho de que se la caracterizara como anti-LGBTQ, especialmente porque su propia madre era lesbiana.

“No se trata del género de estos personajes, ni de la orientación sexual de estos personajes”, dijo Langton, “se trata de representaciones explícitas de sexo con clasificación X entre un adulto y un niño, y eso no solo es repugnante y reprensible, sino que es ilegal”.

El superintendente escolar del condado de Fairfield, Scott Brabrand, se refirió al tema tras los comentarios.

“Quiero reafirmar, como lo hemos hecho, que las escuelas públicas del condado de Fairfax se comprometen a proporcionar materiales de lectura diversos en nuestras bibliotecas que reflejen a nuestra población estudiantil, y permitir que cada niño tenga la oportunidad de verse reflejado en la biblioteca y en los personajes literarios”.

Funcionarios escolares en los estados en los que los libros han sido prohibidos han dicho que les preocupa que estén en sus bibliotecas escolares.

“Estoy profundamente preocupado por el contenido que se nos ha presentado, en particular por los dibujos abiertamente sexuales”, dijo el superintendente escolar de Hudson, Ohio, Phil Herman.

El Departamento de Policía de Leander, en Austin, Texas, y el Departamento del Sheriff del Condado de Flagler, en Florida, están llevando a cabo investigaciones penales sobre la disponibilidad de los mismos libros de Virginia en sus bibliotecas escolares locales, después de que varios padres presentaran quejas por obscenidad.

Los distritos escolares de ambas comunidades han retirado los libros a la espera de la investigación.

Brandi Burkman, uno de los padres de la Escuela Independiente de Leander, en Texas, que presentó una queja sobre los libros, cree que cualquiera que apoye los libros en una escuela debería ser acusado penalmente.

“¿Quién normaliza los actos sexuales entre alumnos de cuarto grado? Yo te diré quién. Los pedófilos”, dijo.

Fuente: The Epoch Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Idioma »
1
Te leemos
El Kombo Oficial®
¡Hola!
Gracias por visitar nuestro sitio web, si quieres opinar en nuestros temas del día, puedes hacerlo también desde Telegram, haz click en el ícono azul.
G-Y0L9RZ85NL